Charles Chaplin

 

 

Chaplin fascinante y muy alegre.

♦️Por estos días se cumplen 130 años del nacimiento de este gran artista, sería imperdonable no rendirle un homenaje:

Me encanta Charles Chaplin, no obstante me resulta difícil decir por que me cautiva este personaje, de pronto puede ser:

Su mirada triste, profunda y penetrante mostrándose muy humano
protegiendo a los demás y ni  que decir de los niños desamparados,
siempre caritativo,  le encantan los perros.
No se preocupa por su apariencia personal, usa ropa prácticamente en andrajos,
zapatos grandes y en mal estado;
buscando un mendrugo de pan para mitigar el hambre
y si es necesario compartirlo.
A veces se muestra  jovial, un individuo que no mide peligros
y se lanza a la aventura del diario vivir.
Siempre mostrándose tan humano como lo somos todos.
En ocasiones me gustaría verlo con una apariencia mas  alegre
la puedo lograr en mi imaginación con colores vistosos
como en la representación que vemos, lograda en mi ipad;
en donde notamos un Chaplin “alegre”.
Definitivamente me gusta Chaplin, no me importa
que sea una construcción mental que solo vive en mi mente. ♠️

comparto un  poema de la talla de este gran ser humano:

VIVE:

Ya perdoné errores casi imperdonables.

Trate de sustituir personas insustituibles,

de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas,

mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.

Ya me reí cuando no podía.

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado, pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos,

pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.

Ya llamé sólo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…

Tuve miedo de perder a alguien especial

y terminé perdiéndolo

¡pero sobreviví!

¡y todavía vivo!

No paso por la vida

y tú tampoco deberías sólo pasar… ¡Vive!

Bueno es ir a la lucha con determinación

abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,

porque el mundo pertenece a quien se atreve

y la vida es mucho más para ser insignificante.”

– Charles Chaplin-.

fuente del poema: https://www.danielcolombo.com/vive-un-magnifico-poema-de-charles-chaplin/

¡Qué viva Chaplin!  🎩

 

 

Anuncios

Momentos

Vivimos inmersos en diversos momentos los  cuales  marcan nuestras vidas, el momento de llegar al planeta resulta desconcertante, estamos en un lugar cálido y en extremo húmedo y salimos a lo desconocido, el roce de las primeras prendas nos deben causar mucha extrañeza. Todo nuestro recorrido por la vida lo resumimos en momentos: al nacer y hacernos conscientes del planeta, al desplazarnos a gatas, muy pronto el ingreso al colegio. Nos damos cuenta que somos uno más entre muchos chiquitines,  no obstante encontramos amigos; son nuestros pares, nos entienden, con ellos compartimos aquello que nuestros padres ignoran. Al llegar a estudios intermedios descubrimos el deleite de la otra persona y nuestra vida empieza a definirse, se inicia el proceso de escoger una profesión. 

Llega un  momento importante,  es aquel en el cual nos comprometemos a compartir la vida con aquella persona que creemos es la adecuada. Para este instante ya debemos ser profesionales o hemos elegido un camino laboral que en la medida de lo posible debe gustarnos, es desalentador trabajar solo por un salario como autómatas, pero sin el disfrute de lo que se realiza.

Así van transcurriendo los instantes de nuestra vida, pequeños episodios que nos marcan, si vamos a una exposición de arte a conocer la obra de nuestro artista favorito, la actividad nos entrega  momentos únicos, podemos ver como él capta fracciones de la naturaleza, congelando el instante a través del paso de tiempo. Si vamos a un concierto de nuestro artista predilecto, así lo veamos en la lejanía nos sentimos complacidos plenos y felices.

 

 

Sigue leyendo

Confieso que he vivido: Pablo Neruda

Pablo Neruda, muy conocido poeta chileno nos regala sus vivencias a través de una lectura amena; en algunos momentos parece que estamos interactuando directamente con él. Rememora algunos pasajes de cómo fue el proceso de muchas de sus creaciones.
Les comparto algunos apartes del texto que me gustaron mucho:

  • En momentos en los cuales explora su vida como viajero de la poesía:
    “Tal vez no viví en mí mismo, tal vez viví la vida de otros”.
    “Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas de los poetas”.
    “Quien no conoce el bosque chileno, no conoce este planeta”.
  • En uno de sus viajes, al llegar a un campamento, en donde pasa una noche, tiene el poeta una   experiencia única con una mujer desconocida: 
    “Desperté de pronto porque algo se aproximaba a mí, un cuerpo desconocido se movía debajo de la paja y se acercaba al mío. Tuve miedo. Ese algo se arrimaba lentamente. Sentía quebrarse las briznas de paja, aplastadas por la forma desconocida que avanzaba. Todo mi cuerpo estaba alerta, esperando. Tal vez debía levantarme o gritar. Me quede inmóvil olía una respiración muy cercana a mi cabeza.
    De pronto avanzó una mano sobre mí, una mano grande trabajadora, pero una mano de mujer. Me recorrió la frente, los ojos, todo el rostro con dulzura. Luego una boca ávida se pegó a la mía  y sentí, a lo largo de todo mi cuerpo, hasta mis pies, un cuerpo de mujer que se apretaba conmigo.
    Poco a poco mi temor se cambió en placer intenso…”

El poeta nos cuenta acerca de muchos de sus amigos que se dedican también a la difícil tares de escribir en verso, entre éstos está Alberto Valdivia, lo describe como un individuo en extremo flaco y muy amarillento a Neruda le parecía que este hombre había sido hecho solo de hueso. Sin embargo le parecía que Valdivia era muy talentoso, sus versos estaban cargados de una gran dosis de dulzura. Personalmente me gustó mucho este relato.
Neruda se muestra como un viajero incansable, siempre escribiendo en cuanto lugar visita, y muy activo en política. El texto termina contándonos acerca del Presidente Allende y de cómo fue su triste deceso.

Espero de verdad haber logrado antojarlos de realizar la lectura de Confieso que he vivido. En el siguiente enlace lo podemos descargar. ◊

Confieso que he vivido – Pablo Neruda

 

 

Nueva página en Fisicartes: Videos

Comparto  a mi selecto grupo de suscriptores y al público en general,  la nueva página de este sitio virtual llamada “Videos”. En ésta encontraremos información relaciona con física y arte. Espero les guste, me encantaría recibir sus comentarios y sugerencias, con el fin de siempre buscar mejorar y en la medida de lo posible aportar notas relevantes a  aquellas personas interesadas en los temas publicados en  Fisicartes.

Los primeros videos se han diseñado sobre algunos conceptos de física que he notado causan gran dificultad a mis estudiantes. Algunos jóvenes ya me han sugerido algunos temas para agregar a la lista de reproducción, la idea es ir preparando material de calidad con el fin de facilitar el aprendizaje de la Física.

La perrilla. Poesia de José Manuel Marroquín

Hermosa poesía de José Manuel Marroquín, nacido en Bogotá  (1827-1908), fue vicepresidente de la república de Colombia, en su gobierno la educación se dividió en lo que hoy conocemos como lo escolar y lo universitario.  También ocupó la presidencia de Colombia  entre 1900 y 1904.
Sin embargo se destacó como docente y en su creación literaria, escribió varias novelas como El Moro, también su poesía fue fascinante para el público.
Tengo el gusto de compartir una de sus poesías llamada La perrilla. Me trae lindos recuerdos de mi época colegial. En ese entonces  en la clase de Castellano, el profesor Garcia, nos mandó aprender de memoria todas las estrofas. El nos decía que así aprenderíamos palabras nuevas. Todas las niñas del curso debíamos pasar una por una a recitar de acuerdo a la retentiva de cada alumna, si nos equivocábamos, el profesor decía: “siéntese niña y siga memorizando”. Personalmente los versos que me han impactado son: “No era una perra sarnosa, era una sarna perrosa y en figura de animal”.  No se pierdan la lectura de la poesía, es un verdadero banquete intelectual.

La Perrilla

Es flaca sobremanera
toda humana previsión,
pues en más de una ocasión
sale lo que no se espera.

Salió al campo una mañana
un experto cazador,
el más hábil y el mejor
alumno que tuvo Diana.

Seguíale gran cuadrilla
de ejercitados monteros,
de ojeadores, ballesteros
y de mozos de traílla.

Van todos apercibidos
con las armas necesarias,
y llevan de castas varias
perros diestros y atrevidos,

caballos de noble raza,
cornetas de monte, en fin,
cuanto exige Moratin
en su poema La Caza.

Levantan pronto una pieza,
un jabalí corpulento,
que huye veloz, rabo al viento,
y rompiendo la maleza.

Todos siguen con gran bulla
tras la cerdosa alimaña;
pero ella se da tal maña
que a todos los aturulla;

y aunque gastan todo el día
en paradas, idas, vueltas,
y carreras y revueltas,
es vana tanta porfía.

Ahora que los lectores
han visto de qué manera
pudo burlarse la fiera
de los tales cazadores,

oigan lo que aconteció,
y aunque es suceso que admira,
no piensen, no, que es mentira,
que lo cuenta quien lo vio,

Al pie de uno de los cerros
que batieron aquel día,
una viejilla vivía,
que oyó ladrar a los perros;

y con gana de saber
en qué paraba la fiesta,
iba subiendo la cuesta
a eso del anochecer.

Con ella iba una perrilla,
mas, sin pasar adelante,
es preciso que un instante
gastemos en describilla:

perra de canes decana
y entre perras protoperra,
era tenida en su tierra
por perra antediluviana;

flaco era el animalejo,
el más flaco de los canes,
era el rastro, eran los manes
de un cuasi-semi-ex-gozquejo;

sarnosa era, digo mal,
no era una perra sarnosa,
era una sarna perrosa,
y en figura de animal;

era, otrosí, derrengada;
la derribaba un resuello;
puede decirse que aquello
no era perra ni era nada.

A ver pues la batahola
la vieja al cerro subía,
de la perra en compañía,
que era lo mismo que ir sola.

Por donde iba, hizo la suerte
que se hubiese el jabalí
escondido, por si así
se libraba de la muerte.

Empero, sintiendo luégo
que por ahí andaba gente,
tuvo por cosa prudente
tomar las de Villadiego.

La vieja entonces, al ver
que escapaba por la loma,
¡sus! dijo por pura broma,
y la perra echó a correr.

Y aquella perra extenuada,
sombra de perra que fue,
de la cual se dijo que
no era perra ni era nada,

aquella perrilla, sí,
cosa es de volverse loco,
no pudo coger tampoco
al maldito jabalí. 

 

El miedo manda

Eduardo Galeano escritor, periodista y poeta uruguayo (1940-2015). Su obra es muy amplia. Una de las más conocidas: Las venas abiertas de América Latina considerada como una producción imperdible para aquellos que deseen conocer el proceso histórico  de esta parte del continente. Sin embargo el homenaje para Galeano en esta oportunidad es recordar su interpretación del miedo, la podemos apreciar en el siguiente video.

https://youtu.be/0JXblIzk9Rk

En el orden de ideas de Galeano  se me ocurren  algunas  frases con relación al proceso de paz en mi país:

A Colombia se le  preguntó si deseaba la paz,
Colombia dijo: ¡No!
Colombia le tiene miedo a la paz,
la paz no le tiene miedo a Colombia.
Muchos colombianos deseamos la paz
y aún continuamos  en su  búsqueda
paz primero en cada uno de los colombianos,
tolerancia de todos con todos.
¡¡Vamos Colombia!!

Estimado lector: indispensable reproducir el video para disfrutar la entrada completa.

sugerencias y/o comentarios: picriba@hotmail.com

 

El jardín abandonado

Aunque a todo llegó la primavera,

en ti no ha florecido todavía,

jardín del invierno donde el alma mía

algún remoto florecer espera.

 

Cuando un himno de amor la tierra entera

embriagada de luz… y de alegría

brutal y ajena, aun más que tu sombría

y amarga oscuridad, te desespera…

 

Siento tu soledad, jardín sin rosas

en primavera… Mis melancolías

hurañas y sin sol tú  también sientes…

 

Por eso en estas tardes silenciosas

vengo a ver tus tristezas, que son mías,

soñando en los cristales de tus fuentes.

Francisco Villaespesa.

Poeta español, vivió entre los siglos XIX y XX, su obra es muy amplia.

En esta hermosa poesía vemos como podemos vivir la primavera a través de otra persona a quien  seguramente  amamos sin medida, sin embargo estamos desolados por la tristeza que acompaña a ese ser.